dimecres, 8 d’octubre de 2014

Els passejants de l'illa de Xàtiva


Josep Martinez Sanchis ha publicat una interessant novel·la que des d'ací us recomanem, Els passejants de l'illa de Xàtiva.
Aquesta setmana l'escriptor M. Baixauli en parla d'ella i d'aquesta peripècia al seu article de El País.
La setmana que ve la presentará a Cocentaina (dimarts 14).No s'ho pergau!

dilluns, 28 de juliol de 2014

Crònica del Club de lectura 1r ESO 13-14



L’Odissea

Vam triar este llibre per dos motius. Primer perquè s’adonara l’alumnat com esta obra ha marcat la societat occidental en tots els àmbits, i encara hui en dia la majoria d’obres de ciència-ficció copien els mateixos éssers estranys. I en segon lloc, perquè d’esta manera puguen tindre una bona base literària.
Com teníem un grup nombrós van fer dos torns per fer la tertúlia literària. Un es va fer el 31 de gener i l’altre l’1 de febrer, tots dos a l’hora d’atenció educativa o religió.



A mesura que es llegia el llibre, l’alumnat qüestionava aspectes de l’obra. Aleshores vam decidir amb el professor de cultura clàssica, Santi Carbonell, que l’alumnat de 1r Batxillerat de la modalitat humanística resoldria els seus dubtes. Així, vam plantejar de fer una interacció entre l’alumnat de 1r Bat i 1r ESO, d’esta manera sembla que l’alumnat de 1r ESO s’estimulava més en pertànyer al club.

Per tant, vam decidir fer una sèrie d’activitats.

La primera va ser el 10 de febrer a les 14.10-15h. Cal dir que l’alumnat de 1r ESO es va quedar una hora més de manera voluntària. Consistia que l’alumnat de 1r BAT faria una exposició sobre l’obra de l’Odissea i el món clàssic. I després l’alumnat de 1r ESO preguntaria.


La segona va ser el 21 de març. Coincidint amb la setmana cultural vam fer un taller d’epigrafia grega. L’alumnat de 1r BAT va exposar mitjançant un power-point la història de la cal·ligrafia grega i l’evolució de l’escriptura. A continuació, l’alumnat de 1r ESO es posaria mans a l’obra i va practicar la cal·ligrafia per després escriure sobre el papir, el primer vers de l’Ilíada.


La tercera part, excursió a Elx, 1r Certamen de Teatre Clàssic de l’Alcúdia on erem 25 alumnes de club de lectura. Ací tenim les fotos de l’excursió




L'última sessió va ser un teatre sobre els mites mitològics representat per l'alumnat de 1r BAT, obra de treatre que ha sigut premiada al 1r #CertamenHermes (Vídeo de l'obra de Teatre ). I ací  teniu les fotos del públic assistent. 




video



dijous, 19 de juny de 2014

Finalistes composicions literàries 2014


El periode de votació online ha finalitzat. 
Ací teniu el resultat de les votacions. 
Els especialistes del tribunal triarán ara la millor composició d'entre els quatre més votades en cada llengua i etapa educativa. 
Enhorabona als finalistes. 
Felicitacions a tots els alumnes participants. Enguany hem batut rècord de textos presentats, tots de molt bona qualitat. 
Gràcies a tots els alumnes que han participat també llegint i votant per els seus companys. 
Agraïr també als professors que han col·laborat amb la inicitiva. 




divendres, 13 de juny de 2014

Llágrimes desordenades


9-9-013
Hola! Em dic Diana sóc una xica de 12 anys, baixeta, llesta i bona persona. Estic en 1rD, porte tota la meua vida amb els meus amics. Hui el nostre professor ens ha dit que tendríem un nou amic. Tinc ganes de saber qui és.
El nou amic es diu Zain, son pare és de Itàlia i sa mare d’Espanya, és morenet, te 12 anys… com nosaltres!
10-9-013
Mentre’s passava el temps vaig començar a sentir coses com si tinguera papallones en l’estomac, aleshores una amiga em va dir que això volia dir que estaba enamorada, la molt xafardesa em va preguntar que qui era, jo li vaig di que rea un secret.
La veritat és que em quedava em perrada mirant-lo així que em vaig adonar que estava enamorada.
11-9-013
Zaida una amiga meua va veure que estava per ell fins a les puntes dels pèls i té raó,doncs ella va començar a fer-me la vida impossible, un dia em vaig, un dia em va tirar un pastís a la cara,així de coses que m’han passat paregudes per culpa d’ella, així que ja no es la meva amiga. L’altre dia em va amenaçar dient-me que com m’aprope a ell estic morta,jo como no,em vaig espantar perquè té una cara de boja que es millor no vore-la.
20-11-013
No m’ha donat temps a escriure així que he tardat molt, te’n recordes de Zaida??,doncs la molt mala persona va dient mentires a les meves amigues. A Ruth li va dir que jo pensava que és presumida. Així que m’he barallat amb les amigues. A l’arribar a casa vaig tancar la pota amb una portada que els meus pares es preguntaven que em passava. Mentres s’ho preguntaven jo plorava i plorava a i continúe plorant,per les amigues i per Zain.
21-11-013
Avui a l’arribar a casa vaig sentir a ma mare estava parlant amb la mare de Zain,ma mare parlant en ella, es va enterar de k jo volia a Zain,perquè o va mirar en el meu usuari va desbloquejar la meva contrasenya!!!!, i la mare de ell va dir que li agradava una xica que en el ordinador o va veure, es deia Diana, jo vaig pensar això es impossible serà Dana una altra de classe pues no era Diana, JO!!!
22-11-013
A l’arribar al institut estava morta de vergonya,i,si me’l trobava???, aii!!!,però no va anar a escola perquè estava malalt.
En casa de seguida vaig anar a l’habitació a conectar-me al Tuenti ; ), a l’entrar vaig veure que algú em va enviar una petició d’amistat, era ZAIN!!!!,la vaig acceptar, aleshores de seguida em va posar (Hola), jo vaig contestar, vam estar parlant dos hores, al final em va dir que demà anirà a l’ institut i em dirà alguna cosa no sé que serà,però tinc ganes de saber-ho!
Ja he tornat de l’escola i saps que m’ha dit que si vull ser la seva NUVIAAA!!!!!!!!,que alegria!,saps que li he dit??,que SÍ!!,demà me’n vaig en ell per ahí,ja t’ho contaré!!
1-12-013
Hola!,no he pogut escriure,de tantes coses que he fet amb ell, em anat al parc...,la Zaida té més enveja JAJAJA!!,ah!,se m’ha oblidat dir-te una cosa súper important vam anar a la platja i en l’aposta del sol ens vam besar!!,aaaah!! Va ser el primer beset en ell!!, en l’ institut s’ agafem de la mà...mentres veig morint-se d’enveja a Zaida JAJA!!! No trencaré mai amb ell!! 6-12-013
Hola diari , et preguntaràs perquè he tardat a escriure i perquè estic trista,no?
La molt tonta de Zaida no pot vorem feliç en Zain, doncs ella li va dir que jo li estava enganyant amb David el meu millor amic que el vuic com un germà, deia (mira com s’abracen , li ha pegat un beset a la galta).
I pensar que tinc que veure’l tots els dies en el institut,em deprimeix més encara.
10-12-013
Hola, estic un poc millor, saps que??, que la Zaida volia que trencara en ell per a quedar-se’l ella, l’altre dia em va dir que ara era d’ell doncs jo li vaig dir que no tenia cor i que anava a quedar-se soles, aleshores ella es va quedar pàl·lida, pareixia que la vaig posar al lloc, però en lo molt rencorrosa que es,no!
11-12-013
Hola!, saps que Zaida es va adonar que era injusta??, em va fer cas!, em va dir que la perdonara, que va ser roïna així que la vaig perdonar.
M’he assabentat que Zain se’n va a viure a Itàlia, això era el que faltava per a trencar-me el cor!
A l’escola ens va reunir a tots per a dir-nos que s’anava tots es vam posar a plorar. Però ell va començar acostar-se a mi, em va dir que era l’única persona que el va fer feliç, que he sigut el millor que li ha passat en la seva vida i que sempre em portarà al seu cor, mentres em deia això estavem els dos plorant, ell em va acariciar la cara suaument,doncs es vam abraçar i se’n va anar. Vaig estar setmanes plorant fins hui 27-12-013.
28-12-013
Hui he anat a la platja en l’aposta del sol, mentres l’aire m’acariciava, va caure una llàgrima meua al mar, pensant ALGUN DIA TORNARÀ???


Iris García
1r Batx

Lecturas recomendadas veranito 2014


I ara les recomanacions en castellá per a l'estiu 2014. Gràcies de nou, Toñi i Montse, per enviar-nos-les. Bona lectura!

RECOMANACIO ESTIU 2014 by santi

dimecres, 11 de juny de 2014

Formulari votació online Premis Literaris 2014

Trieu només dos textos. La votació no és anònima; heu de posar el vostre nom. Recordeu que podeu votar fins el 16 de juny

Recomanacions d'estiu

Aquestes són les recomanacions de llibres en catalá que ens fan Montse i Toñi per a l'estiu. Que ho disfruteu!

Un robatori molt poc elaborat

Fa un parell de dies, la meua colla i jo, decidírem organitzar un robatori a un mas d'una família que estiuejava allí cada any. Coneixíem ben bé a aquella família, eren arrogants i antipàtics, tenien uns fills bessons que eren gòtics i a tots ens feien molta por quan els véiem a la nit. Aquells bessons eren la causa de tots els nostres problemes, i també del robatori, ja que ens molestaven a la nit tirant-nos pedres a les finestres i al dia ens arruixaven amb l'aigua del riu entre altres moltes coses.

Total, que ja ho teníem tot clar i organitzat, a les cinc ens reunírem tots a la vora del riu, el nostre lloc preferit, érem: Clara: la meva germana, Pau: el meu millor amic, Joan: el meu segon millor amic, Sofia: l'amiga de Clara i per últim jo, que em dic David. Formàvem un equip perfecte.

-A mi m'agradaria repassar el pla una altra vegada.-Va dir Clara.

-D'acord- Li va contestar Pau.- Serà el divendres a la nit a les 11, d'ací 3 dies.
Sofia i Joan entraran per les finestres de la cuina, que sempre estan obertes. Després, t'obriran la porta per dins i entraràs. Recorda: tu vigiles la porta principal, i si ve algú, ens avises pels walkitakies. Caminareu sense fer soroll fins a arribar a l'habitació de Kate I Berne, els pares dels bessons. Allí li obriu a David la finestra per la qual els vigilarà. Després veniu a per mi, que estaré en la finestra del bessons vigilant-los; entraré i ja estarem tots junts. En eixe moment, comença l'acció...

-Ho teniu tot clar?- Vaig dir jo.

-Sí- Exclamaren tots.

-Doncs anem a casa que ja tinc fam. Adéu! Ens veiem demà!

-Sí, adéu!-Digueren tots.

Aquella nit els bessons tornaren a tirar-nos pedres a les finestres de tots nosaltres. Estàvem ja farts d'aquells germans. Cada vegada teníem més ganes de que arribara el divendres a la nit.

Per fi va arribar el divendres a la vesprada; estava a la meva habitació parlant per gmail amb Pau i tenia la motxilla en el llit amb les llanternes i els walkitalkies. Ho tenia tot; i pel que em va dir Pau, tots els altres també. Per fi va arribar l'hora, Clara i jo ens vam alçar en sentir colps a les finestres, ho vam agafar tot i ens vam baixar sense fer soroll. Baix ens esperaven tots, i Sofia i Joan encara estaven tirant pedres a les finestres i estaven discutint:

-Com que no li he pegat? Que no ho has vist? Estàs ceg o que és el que et passa a tu bajoca?!-Va exclamar Sofia.

-Que no li has pegat que ho he vist jo tros de ceba!- Li replicà Joan.

-Bo ja prou! Que no sabeu que una de les primeres regles dels lladres és no fer soroll? Vinga anem.- Digué Pau.

Avançàrem en silenci i per fi arribàrem al mas, cadascú se n'anà pel lloc on havia d'anar i amb l'equipatge necessari, cadascú tenia una llanterna i un walkitalkie.

Joan i Sofia van entrar a la casa per la cuina. De repent Sofia es va trobar soles en la casa, i com que no veia a Joan, va voler encendre la llanterna, però no tenia piles. De repent va sentir l'aixeta de la cuina; es va girar lentament i va veure a Joan been un got d'aigua, va anar on es trobava i li va pegar una bascollà que li va fer tirar tota l'aigua i tossir:

-Com tusques et mate.- Li va xiuxiuejar Sofia a l'orella.

I Joan va fer el que va poder. Van arribar a la porta i Clara va entrar. Tots van avançar pel corredor. Després d'uns quants intents van arribar a l'habitació correcta, em van obrir, i just quan anàvem a eixir ens veiem a Joan pegant-li galtaetes poc fortes a Berne:

-Que fas??- Va exclamar Sofia que era l'única que va poder respirar en aquell moment- Que és el que no entens de què açò és una missió secreta i no un joc, cap de nap?

Quan ja estàvem fora de l'habitació dels pares, avançàrem pel corredor i arribàrem a la porta de l'habitació dels bessons. Vaig entrar i quan ja estàvem tots, Joan ens va preguntar:

-Per cert, que se suposa que anem a furtar?

Cap de nosaltres ho sabíem, suposàvem que a l' entrar ja sabríem el que furtar per a venjar-nos de tots els problemes, discussions, i malestar que ens havien fet passar aquells xiquets bessons.

-Que tal si els furtem...- Pau no va poder acabar la frase perquè en aquell moment vam sentir la porta principal obrint-se, però d'una forma estranya, no se sentia com si l'estigueren obrint normal, no, sinó que pareixia que l'estigueren forçant!-Qui s'arrima ha veure que és el que passa?-Va preguntar Pau fent un pas enrere.

Tots nosaltres vam fer un pas enrere menys Sofia i la meva germana:

-Us haguera de fer vergonya, deixar a unes senyoretes indefenses!- Va dir Sofia agafant a Clara i traient-la fora.

Van veure, (pel que ens van contar) que des de fora de la casa estaven forçant la porta i que no tardarien molt en entrar i que valia més que ens amagàrem o eixirem de ací immediatament.
Vam sentir que la porta s'obria bruscament i dues veus començaven a barallar suaument:

-Que te dit de no fer soroll?- Exclamà la veu número 1.

-Si ho hagueres fet tu açò t'haguera passat el mateix!- Va replicar la veu número 2.

-Veus com a eixe no li dius res i a mi sí? No em pareix correcte! Ix ahí fora i explíca-li tot el que m'has explicat a mi.- Li va dir Joan a Sofia.

Sofia li va contestar amb una altra bescollada.

-Vinga va anem se'n!- Va dir la meva germana.

-No! Un moment! No veieu que aquesta situació és perfecta per a nosaltres! Veureu, açò és el que farem.-Ens va dir Pau.

Dit i fet, el pla que ens va explicar Pau ens va parèixer perfecte, i el vam posar en marxa:

Vam agafar tot el que ens agradava de l'habitació del bessons. Després eixírem tots de la seva habitació, Sofia i Joan se n'anaren a la porta principal per a tancar als lladres i totes les finestres que pogueren, obstaculitzan-les amb pals. Mentrestant, Pau, Clara i jo, carregàvem amb totes les coses robades i ens dirigíem a la meva casa; allí vam pujar a la nostra habitació i observàrem el final del nostre pla perfecte: com estava plantejat, ens havíem deixat la finestra dels bessons oberta, i per tant, quan Sofia i Joan ja havien acabat, anaren a la finestra dels bessons i deixaren la llum encesa. Se'n eixiren corrent d'allí, no abans de tancar la finestra. Com Pau havia calculat, van tindre sols cinc minuts per a eixir de l'habitació i córrer tot el que pogueren fins a arribar a algun matoll on amagar-se.
Tot va eixir a la perfecció: els bessons s'alçaren, sentiren als lladres i avisaren ls pares que cridaren a la policia, que va detenir als lladres i no es va parar a escoltar als bessons, que deien que era molt estrany que sols faltaren les seues coses i no les més valuoses de la casa.
Així que ens va eixir tot redó, però per als lladres els va eixir un robatori molt poc elaborat!;)

Mar Masià 1r ESO D

Halloween

Hi havia una vegada en un poble, Pep el xiquet de la fornera es va quedar tota la nit a casa de Joan el xiquet del cabrer.
Al dia següent Joan i Pep es van alçar a esmorzar i els pares no estaven, així que no van esmorzar molt. Quan van eixir tot estava desèrtic. Quan van caminar una estona algú li va tocar el braç, es van girar i… ¡Aaaaa! Hi havia un zombi darrer d’ells.
Mentre Joan li aguantava per a que no el mossegara Pep va anar a per una pala, va agafar la pala i… ¡Pum! En tot el cap del zombi, i el zombi va caure a terra.

Van anar corrent a casa a resguardar-se allí, el roí és que Joan hauria de fer unes coses al carrer així que va agafar el bat de béisbol i la pala.

La missió que tenien ara era anar a parlar amb l’alcalde per a vore que podien fer. Quan van eixir al carrer no van vore moviment però amb els prismàtics es podia vore que el carrer principal per anar a la plaça estava tancat per zombis així que havien de passar pels carrerons.

Van arribar a un carreró que havien tres zombis, van agafar i els van deixar K.O. ara havien de botar per damunt d’un muret, Pep va dir que pujaria ell primer i després ajudaria a Joan, quan Pep estava damunt del mur van deixar les armes Carrere i va vindre un zombi a per Joan i Pep el va deixar en terra. Joan va agafar la seua arma i es va anar corrent sense donar-li l’arma. Pep va córrer i li va dir que l’esperaria en el pont, va córrer mentre Joan cridava, traïdor!!

Pep va córrer uns 2 Km per al pont, i va esperar a Joan com una mitja hora.

Joan com no tenia ni una pedra per aturdir al zombi, va començar a pegar-li galtades al zombi per aturdir-lo, després de deu minuts el zombi amb la cara morada va caure a terra. Anava al pont però el mur impedia que Joan passara, es va fixar en un tractor que tenia a l’esquena.

Pep estava cansat de tant d’esperar i es va pensar que el zombi s’havia menjat a Joan, quan va començar la marxa vas escoltar un motor i amb els prismàtics va vore que el mur de pedra va caure, va esperar a vore qui havia trencat el mur i entre la polseguera va vore a Joan amb un tractor, Pep va muntar i van anar a la plaça.

Quan van arribar a la plaça es van fixar que estava tot ple de zombis, gairebé que tenien el tractor van posar la pala i el bat en cada roda perquè els zombis no mossegasen les rodes perquè podien rossegar-les. Anaven amb el tractor espentant i tirant els zombis amb la pala gegant del tractor.

Van arribar a l’ajuntament, van agafar el bat i la pala i van trencar una finestra per a entrar quan van entrar a l’ajuntament també estava ple de zombis, van pujar a la sala de l’alcalde i els va preguntar que passava.

L’alcalde va somriure i va dir que quin dia era hui, ells es van mirar i van dir els dos a la mateixa vegada, Halloween!

L’alcalde els va mirar i els va dir que l’altre dia el l’assossiació de veïns van quedar que es disfressarien de zombis i pegarien esglais als no zombis. 

Daniel Segovia
1ESO 

Els robots d'Alcoi

En una gran extensió de terreny, al terme d’Alcoi, l’ajuntament d’aquest poble havia acordat un pacte de venta a una influent empresa americana. Aquesta tenia com a llavor fer robots que canvien a les persones als treballs diaris.

La gent es donà conter de seguida de la compra dels terrenys ja que el seu propietari,un vellet del poble,era un Home que amassà una fortuna a base de fer feina i que a l’any 1995 li tocaren cent mil·lions de pessetes. Els seus fills,ciutadans a Madrid,li estafaren i li furtaren tot el capital.

Passaren cinc anys i la fàbrica ja havia subministrat cinc robots que netejaven,obraven,etc. Aquestos cumplien en la feina a un barat cost,el de recarregar les bateries ,i que sols hi havia que pagar-los una volta.

En uns mesos els robots estaven ja en tots llocs i treballant en cuasi totes les professions,i gratuïtament. Però clar,moltes persones havien anat a l’atur,la qual cosa moltes vagues arrasaven l’alcaldia. El percentatge de persones en l’atur havia pujat dràsticament.

A les notícies del dia havia eixit que en Amèrica uns treballadors descontents de l’empresa que es contratà,una que fabrica robots, tenien la tècnica per a canviar el mode dels robots de “normal” a mode “violent”. En aquest mode els robots no ataquen persones, sinó que fan vandalismes.

Com la noticia es va emetre a CANAL 9, el canal en valencià,quasi tot el poble s’adonà del defecte del individus. Aquest consistí en acostar-los un iman per a immobilitzar-los i a continuació obrir una porteta i polsar un botó. La gent pensava que en un sol robot seria suficient per a que el alcalde els retirarà.

A la setmana següent un grup de gent es reuní per a plantejar el sabotatge al robot. Tenien l’iman ,però els faltava el valent que ho intentarà. Però al dia següent un jove es presentà com a voluntari.

La missió consistí que una nit fosca el jove agafarà un robot per darrere,li col·locarà l’iman i li sabotejarà els circuits. I així ho va fer. Però hi havia un problema,un membre de l’ajuntament va veure el succés i ho consultà a l’alcalde.

A la setmana ja no quedava ni un robot perquè el alcalde personalment els havia retirat a tots però se celebrà un juí i tancaren al jove en la presó. En uns dies ja apenes quedava cap treball sense ocupar i una empresa de Dubai comprà els terrenys de nou.

Fran Leva
1ESO

El meu viatge

Feia una gran tempesta, els llamps i la pluja caien amb força i ràbia. Ma mare acabava de parir i havia eixit jo, un xiquet innocent que no podia imaginar tot el que li anava a ocórrer.
Al principi, la meua vida havia estat plena d’alegria, to era joc, diversió i amor, fins que un home amb cara de pena tocà a la porta. Ma mare va obrir i jo, mig amagat, vaig veure com xiuxiuejaven coses estranyes. Ma mare li va dir adéu amb els ulls plens de llàgrimes i se’n va anar corrent a la seua habitació. Es va tancar durant hores, quan jo vaig decidir entrar-hi, em va veure, em va abraçar i em va contar un conte que es titulava “La Vida de George”. El conte deia:
George va nàixer fruit del gran amor que sentien son pare i sa mare fa cinc anys. El xiquet va passar aquestos anys molt alegre, jugant, dibuixant i sentint-se molt volgut, però un dia son pare li va dir que se n’anava a treballar lluny i que tardaria uns quants anys a tornar. El xiquet li va pegar una besada ben forta i li va dir a l’orella:
- Papa, tots els dies estaré esperant-te, encara que no estigues a casa, sempre estaràs al meu cor.
El pare, emocionat, - continuà sa mare - se’n va anar. George continuà la seua vida normal, però, tots els dies pel matí, es quedava mitja hora mirant per la finestra per veure si son pare tornava. Un dia, un home molt estrany amb cara de pena tocà a la porta i li va dir a sa mare que el seu home havia mort feia unes setmanes al rebre un tir al cor en la guerra. De sobte, la mare de George es va sentir morir ella també, es posà a plorar i tancà la porta. Fi – digué ma mare amb els ulls plorosos.
Jo també em vaig posar a plorar, havia comprés perfectament el que volia dir-me ma mare. Després d’açò la vida va anar empitjorant. Ens varem quedar sense diners i , després de malvendre les poques pertinences que teniem, ma mare es va veure obligada a donar-me a una altra família per a poder sobreviure i tindre altres esperances per al meu futur. Així que un dia em va dur a una casa allunyada de la ciutat, segons ella anàvem a visitar uns oncles llunyans. En el moment que el meu oncle va tancar la porta d’aquella casa, deixant ma mare fora, ho vaig entendre tot i vaig intentar fugir-me’n. Ma tia em va retindre amb força i amb una veu dolça em va dir que ara no ho entenia, però que tot es feia pel meu bé. Jo no parava de cridar i plorar.
Al dia següent, el meu oncle em va donar una llista molt llarga de normes que jo devia memoritzar i complir en sa casa. Vaig haver de prometre que les compliria totes. Si de cas n’incomplia alguna, m’humiliava i em pegava pallisses. Jo sabia que hauria d’aguantar-lo bastants anys, volia fer-me major ràpidament, tindre una faena, viure…
Ma tia era més tendra i comprensiva, em donava dolcets d’amagat del meu oncle i, totes les nits em llegia contes abans d’anar a dormir. Ell era el dimoni i ella era un àngel. Per exemple, me’n recorde d’aquell dia que el meu oncle m’havia castigat sense sopar per haver-me equivocat fent un problema de matemàtiques, ma tia, quan ell ja estava dormint em va dur el sopar a la meua habitació amb una noteta que deia:” En la vida trobaràs molts obstacles, però encara que alguna vegada penses que no podràs superar-los, sempre has de seguir endavant, sempre t`has d’enfrontar als reptes amb força i constància. Així ho volia ta mare i així ho vull jo també.” Junt amb aquesta noteta em va donar una cadeneta d’or amb una medalla que tenia la foto dels meus pares, ma mare li havia encarregat que me la donara quan creguera que jo fóra suficientment major per a començar a entendre el perquè de tantes coses. Me la vaig penjar al coll i em vaig prometre que no me la trauria mai de damunt. Els meus pares sempre estarien al meu costat, d’una manera o d’una altra. Aquella medalleta m´ho recordaria sempre.
Anys després, quan ma tia es va morir, vaig sentir que havia arribat el moment de començar una altra vida, la meua vida. A poqueta nit, vaig omplir la meua motxilla amb un poc de roba i de menjar, també vaig agafar els dos grans llibres de contes que tantes vegades m’havia contat ma tia per les nits, crec que aquestes lectures són el que realment em van permetre continuar vivint tots aquells anys. Aquelles aventures despertaven la meua imaginació i adormien la meua pena, em permetien volar... vaig fugir d’aquella casa sense mirar enrere.
Vaig treballar durant molt de temps com a jornaler, collint fruita i coses per l’estil, en molts pobles. Mai em quedava molt de temps en cap d’ells, era menor d’edat i sabia que la policia podia estar buscant-me. Continuava llegint contes per a oblidar i poder dormir. No sé quant d temps va passar, un dia la policia em va trobar treballant en una finca i em va detindre. Jo tremolava, quasi no podia parlar, fins que vaig poder dir:”Ja sóc major d’edat, ningú no em pot reclamar, puc anar on vulga”. Ells es van riure i em van aclarir que el que havia passat era que el meu oncle havia mort i que jo era el se únic hereu. Estaria somniant?
Vaig decidir tornar a aquella casa, m’atreia sobretot el record de la gran biblioteca a la que jo tenia prohibida l’entrada, però els altres records es feien massa presents i no ho vaig poder suportar, així que vaig salvar tots els llibres i vaig vendre tota la resta, la cas amb els mobles i totes les altres propietats. La veritat és que vaig tindre sort i vaig traure molts diners, una vertadera fortuna per a mi. No podia quedar-me allí i vaig emprendre altra vegada el meu viatge.
Mentre anava pels camins, me’n vaig recordar d’un matrimoni major que, en la meua època de collidor de fruita, em va tractar molt bé, no em podien pagar molt, però em tractaven com un fill, es preocupaven per mi, em donaven de menjar, m’arreglaven la roba i crec que van arribar a voler-me. Vaig comprar aquella finca i vaig cuidar i mantindre aquell matrimoni, ara ja molt vellets els dos,. Semblava que la tranquil.litat per fi havia arribat.
Les estacions passaren, els arbres s’ompliren de fruita i arribaren els nous jornalers. Tenia una sensació molt estranya al ser jo ara qui llogava els collidors i no qui s’oferia per a treballar. En això, va arribar una velleta molt arrugadeta demanant-me qualsevol tipus de faena, però en quedar-se mirant el retrat que jo duia penjat al coll, se li glaçaren les paraules en la boca i se li embassaren els ulls de llàgrimes. Es va tirar la mà al coll i em va ensenyar les dues medalletes que ella portava, una era igual que la meua i l’altra era la d’un xiquet que se m’assemblava moltíssim. Em va explicar que ella va tenir un fill al que no va poder criar i es va veure obligada a donar-lo per a que tinguera una vida millor. Anys després va anar a buscar-lo. No el va trobar.
Ja no vam poder parlar més de tanta emoció, ens vam abraçar molt fort. Ara havíem d’intentar recuperar la felicitat perduda. El camí tortuós, al final, va fer que jo fóra ric i que ma mare morira, al cap de prous anys, satisfeta del final del viatge.
La seua mort em va empentar a escriure aquesta història, conscient que la memòria era el millor homenatge que li podia fer.


Francesc Bodí García 1r ESO B

El sol i la lluna

EL SOL I LA LLUNA

Ja fa moltíssims anys que veiem que el Sol i la Lluna no es poden veure, serà que no se soporten?
Si ens trasladem just després de l'existència del dinosaures, sabrem que el Sol i la Lluna no eren una estrela i un satèl·lit, no; eren dos joves enamorats que es volien molt. Al xic li deien Soldan i a la xica Llunauda. Els dos no se separaren mai, fins que tingueren dos bessons: Dialr i Nitan, els dos eren valents, Dialr era igual que Soldan i Nitan igual que Llunauda. Llunauda va morir al part i Soldan que no ho va poder soportar, abandonà els nens a un bruixot i es matà. Els nens al fer-se grans i saber-ho tot, li demanaren al bruixot que volien veure als seus pares, el bruixot els ho concedí, però sols podien veure cada u a un pare.
Dialr de dia veia el Sol, que el bruixot havia posat al cel en memòria de Soldan i Nitan veia la Lluna per la nit i es deia així en memòria de Llunauda. I sols als eclipses Soldan, Llunauda, Dialr i Nitan poden estar junts.


Mar Masià
1r ESO

La vida d'un caragol

LA VIDA D'UN CARAGOL
El caragol tot el dia observa al sol i s'arrossega pel sòl, asoma el ulls, i diu que ol a perfums. L'únic que fa es mirar al sol i arrossegar-se, a voltes es posen a dormir i són espongosos, li agraden escalar i a voltes es maten. La vida del caragol es molt lenta com el sabor d'un xicle de menta, els ulls del caragol son com un girasol, perquè quan s'amaga el sol, els ulls del caragol també. Així és una vida d'un caragol, molt lenta i molt escaladona.
ALONSO SÁNCHEZ LINARES  
1er ESO

Raíces del Corazón

Sergio Valero 2n Batx

Raíces Del Corazón PDF by santi

El museo Alejandro de Médicis

El museo Alejandro de Médicis
Un caluroso mes de agosto Rosalie Coppi dio a luz a un niño en un pequeño pueblo de la Toscana. Ese niño era yo, Massimo Morelli. Mi madre era una mujer llena de bondad que en absoluto se merecía estar casada con el terco de mi padre. Además, poseía una belleza que provocaba en mí y en el resto de personas un efecto hipnótico que te impedía quitarle el ojo de encima. Mi padre era natural de Florencia pero vivíamos en un pequeño pueblo porque mi madre no soportaba el ajetreo de las ciudades .Mi padre, trabajaba en la banca y contaba con un gran prestigio. A pesar de esto, el solía odiar su trabajo, ya que le acarreaba algunos problemas.
La mayor parte de mi infancia la pasé en aquella pequeña aldea. Mis padres, cuando apenas tenía dos años se encargaron de que recibiera la mejor educación que nos podíamos permitir.
Mi mayor diversión, la compartía con mi padre y era la historia y el arte. Siempre que podíamos visitábamos museos, bibliotecas, etc… Me encantaba la historia y a mi padre le apasionaba contármela
Con ocho años descubrí que acabaría dedicándome al mundo de la historia y el arte, cuando por primera vez visité la galería Uffizi. La Galería Uffizi se encuentra en Florencia y alberga las obras de arte de la magnífica colección de los Médicis. Esta Galería se construyó por miedo de la familia Médicis de que su colección fuera trasladada a Viena. Los Médicis, eran una familia florentina que ejerció el mecenazgo y provocó el despegue del Renacimiento.
Más tarde llegó el momento de ir al instituto. El primer curso fue el peor sin duda. Apenas conocía a nadie y encontrar amigos se convirtió en una pesadilla para mí. Además odiaba estudiar algo que no me gustaba, lo consideraba una pérdida de tiempo. Al final del curso ya me había adaptado por completo a este nuevo mundo. A mi adaptación contribuyó mi pandilla de amigos, la cual me ha acompañado en todos los momentos de mi vida. Aquel verano fue muy intenso ya que nos mudamos a Florencia. Vivíamos en un bloque de pisos situado en el centro de la ciudad. En aquel bloque conocí a una señora mayor, que se convirtió en una gran amiga. Mi amiga Renata trabajaba antiguamente en la galería Uffizi y me contó aquel verano muchas historias sobre los Médicis , Leonardo Da Vinci y otros.
Los siguientes años me pasaron volando. Durante el curso estudiaba y disfrutaba con mi pandilla de amigos y en verano me trasladaba a vivir a Florencia con Renata.
Por fin llegó el momento de ir a la Universidad. Decidí estudiar historia en Florencia y mudarme a vivir con Renata .Pero un mes antes de que empezara el curso, su hija nos informó que había fallecido por lo que mis padres decidieron que era mejor internarme en un colegio mayor
En la Universidad hice nuevos amigos, pero lo mejor sin duda fue conocer a Elena. Elena no estaba estudiando en la misma Universidad, la conocí de casualidad en la biblioteca. Ella estaba haciendo un trabajo y había cogido una enorme pila de libros que le impedían ver y a mí me impedían verle la cara. Yo, como de costumbre estaba totalmente despistado buscando un libro sobre la Capilla Sixtina. Sin querer, ella tropezó conmigo y ambos nos dimos un buen batacazo. la ayudé a levantarse y trasladar sus libros a la mesa me di cuenta de que era preciosa. Tenía un largo cabello castaño y ondulado, casi siempre iba despeinada. Esto hacía que apenas se le pudiese ver el rostro, pero sus ojos de color aguamarina se podían ver desde lejos. Decidí invitar a Elena a tomar un café. Era encantadora pero a su vez muy inocente, le costaba ver el lado malo de las cosas. Al igual que yo Elena no era de Florencia, procedía de un pequeño pueblo de la Toscana. Su familia poseía una importante bodega que era conocida en toda Italia y además poseían enormes extensiones de viñas. Elena estaba estudiando económicas para reemplazar a su padre cuando este se jubilara.
Sin Renata en Florencia y mis padres y amigos lejos de mí, Elena se convirtió en mi mejor compañía. Nos gustábamos por lo que no tardamos en empezar a salir. Ella me propuso mudarme a vivir a su piso que era más espacioso y estaba muy bien situado. Y así lo hice; decidí dejar el colegio mayor y nos mudamos a vivir juntos.
Pensé que debía presentar a Elena a mis padres y Elena hizo lo mismo. Elena me presentó primero a sus padres. Desconocía que Elena y su familia vivían en el pueblo de Vinci.
Vinci es un pueblo de unos 14000 habitantes situado a pocos quilómetros de la cuidad de Florencia. La fama de Vinci es debida a que es el pueblo donde nació el genio florentino Leonardo Da Vinci. La familia de Elena contaba con unos terrenos enormes llenos de viñas y una masía gigantesca en donde se situaba su casa y también una bodega subterránea. Conocí a su familia: sus padres y sus cuatro hermanos.
Su padre era un buen señor muy humilde el cual me contó que la familia de Elena tenía descendía de la de Leonardo Da Vinci. Realmente quienes más miedo me daban eran sus cuatro hermanos .Elena era la única hermana que tenían y además era la más pequeña por lo que no tardaron en advertirme que como le causara alguna molestia a su hermana porque si lo hacía, se ocuparían de mí. Su madre era un vivo retrato de Elena pero con unos cuantos años más. Después de las presentaciones comimos todos juntos y por la tarde Elena me enseñó todas las viñas .También su padre me enseñó la magnífica bodega subterránea y me contó sus planes para ampliarla. El padre de Elena y yo teníamos en común nuestro interés por la historia y por los grandes genios como Da Vinci , Miguel Ángel… Él me enseñó la casa donde había nacido Da Vinci y me contó ciertas curiosidades sobre su vida. Su padre y yo empezamos a confiar mutuamente, y me contó una leyenda que circulaba por el pueblo de Vinci desde hacía centenares de años. La leyenda contaba que la familia florentina de los Médicis tenía miedo de perder todas las obras de su valiosa colección. Como ya he relatado más atrás la familia de los Médicis temía que el impero austríaco, que dominaba la Toscana en aquella época, decidiera trasladar la valiosa colección a Viena. Por ello creó la galería Uffizi; pero además según contaba la leyenda, los Médicis escondieron parte de su obra en unas galerías subterráneas del pueblo de Vinci.
Esta leyenda, desde muchos años atrás, había atraído al pueblo a centenares de busca- tesoros que marcharon sin éxito. El padre de Elena me afirmó que aquella leyenda, según muchos expertos, era un farol de los Médicis para presumir de tener una colección mucho más extensa de lo que en realidad era. Muchos hombres se habían arruinado inútilmente intentando utilizar técnicas novedosísimas para encontrarlo.
De aquella leyenda no volvimos a hablar en todo el viaje. Elena y yo nos marchamos a visitar a mis padres. En mi pequeño pueblo nos quedamos unos días y así presenté a Elena a mi familia y amigos.
Al acabar la carrera decidí especializarme en la investigación sobre la labor de mecenazgo de los Médicis. Los Médicis y su colección me acabaron obsesionando. Aquella familia escondía muchos misterios y mi intención era resolverlos. Solía investigar en la galería Uffizi intentado encontrar más información y también en la biblioteca de Florencia.
En este proyecto no estaba solo contaba con la ayuda de un amigo de la carrera Bruno. Él trabajaba de un modo diferente al mío. No tenía curiosidad de historiador sino más bien ambición de busca tesoros, pero a pesar de eso confiaba en él. Un día Bruno y yo nos dirigimos a la biblioteca de Florencia para seguir nuestra investigación. Me dirigí a una de las muchas estanterías y de ella cogí un libro muy antiguo encuadernado en piel. Aquel libro me parecía que tenía cientos de años. De repente algo se cayó de su interior. Lo cogí del suelo. Era una especie de diario, que contenía un mapa.
-Bruno!- susurré -Mira que acaba de caerse de esta preciosa antigüedad-.Bruno me hizo un gesto para que nos largáramos así que me escondí el mini diario en el forro de la chaqueta. Nos despedimos de la bibliotecaria con amabilidad y cogimos el primer taxi que vimos hasta mi casa. Aquella noche el tiempo era muy desapacible y Elena había salido a cenar con sus amigas. Observamos el pequeño diario con atención y descubrimos que estaba firmado por Alejandro de Médicis. Éste es uno de los hermanos más famosos de la familia. Su fama trascendió a lo largo de la historia porque murió bajo extrañas circunstancias; al parecer fue asesinado por su primo Lorenzino de Médicis.
-Está claro que el bueno de Alejandro escondía algo- declaró Bruno.-Sí y debe ser algo muy serio para no poder compartirlo con su familia. Además por lo que puedo ver en el mapa estamos delante del escondite de algo muy valioso. –Mascullé- y nos quedamos en silencio. A continuación decidimos leer lo que había escrito Alejandro de Médicis: “Espero que esto jamás llegue a manos de mi primo el traidor Lorenzino el cual traicionó a toda la familia por su codicia y ambiciones. Por este motivo me vi obligado a esconder parte de la colección de mi familia ya que corría peligro de ser entregada por el traidor a los austriacos. Con este hecho demostré la lealtad hacia mi familia que muchos creían inexistente al ser hijo ilegítimo de mi padre. Al escribir esto sé que mi vida corre peligro y probablemente acabe pronto.
Alejandro de Médicis, Florencia 14 de diciembre de 1436”
-Vaya, vaya…El propio Alejandro sabía que iba a morir a manos de su primo-dijo Bruno y yo añadí- Lorenzino mató a su primo porque necesitaba su muerte para recuperar la república. Pero lo que no sabía Lorenzino era que al matarle Alejandro se llevó a la tumba un secreto que acabaría atormentándole-.
Eran las cuatro de la madrugada por lo que decidimos descansar y ya continuaríamos el día siguiente con una excursión.
Al día siguiente Bruno y yo nos dirigimos a un pueblo que aparecía marcado con una “x” en el mapa de Alejandro de Médicis. Fiesole se encuentra a pocos quilómetros de Florencia situado en una colina desde donde se obtienen unas maravillosas vistas de la ciudad. El mapa nos condujo a Bruno y a mí al teatro romano. Allí, según el mapa de Alejandro encontraríamos pistas sobre el paradero de parte de la colección.
-El mapa indica que debemos ir a una especie de patio porticado situado detrás de la escena-informé a Bruno y en silencio nos dirigimos hacia el patio porticado. Al llegar empecé a explorar las columnas en busca de algo fuera de lo normal y lo encontré. En la parte posterior encontré una piedra que se podía retirar y al hacerlo encontré un pequeño cofre. Lo forcé y en su interior encontré otro fascículo del diario de Alejandro que además contenía otra especie de mapa. Cuando me volví para mostrarle el intrigante hallazgo a Bruno, observé que no estaba. Pero de repente, lo vi aparecer con una pandilla de hombres corpulentos.
-Bien, Massimo tu juego ya ha acabado-dijo Bruno-Ahora deja trabajar a los que saben- .Éstas fueron las últimas palabras que recuerdo de Bruno ya que desperté en el teatro romano tirado en el suelo, lleno de magulladuras y sin el fascículo del diario de Alejandro. Salí de aquel lugar y me dirigí hacia mi coche y puse rumbo a Florencia. Al llegar a casa Elena estaba muy preocupada porque no le había contestado al teléfono y Bruno tampoco. Seguidamente decidí contarle lo sucedido. Aquella noche decidí que no iba a darme por vencido y que iba a continuar buscando la colección. Quizá no tenía el fascículo del diario de Alejandro, pero contaba con algo que poseen pocos, memoria fotográfica. A pesar de la paliza que recibí, recordaba perfectamente el lugar que estaba marcado con una “x” en el mapa y decidí ir un paso más allá. Así que, me levanté de la cama, me quité el pijama, me vestí y me dirigí a los famosos jardines de Bóboli. El mapa marcaba concretamente la fuente de Neptuno. Después de darle varias vueltas a la fuente y observarla con detenimiento bajo la luz de mi linterna no vi nada fuera de lo normal. Pero empecé a caminar alrededor de ella y encontré una especie de trampilla. Al principio supuse que escondía la maquinaria de la fuente pero decidí bajar a investigar. Aquella trampilla escondía mucho más que el mecanismo de una fuente. Observé que había un pasadizo y continué a través de él. Se me hizo interminable pero al final llegué al final del camino y encontré otra trampilla. La abrí y me encontré con una habitación muy recargada, posiblemente se trataba de un castillo o un palacio. Al rato me di cuenta que me encontraba en una de las estancias del Palacio de Pitti que pertenecía a la familia Médicis. Aquella estancia resumía el poderío de los Médicis, me encontraba en un despacho , con una pequeña librería ,las paredes tapizadas y llenas de retratos y en la parte central una mesa espectacular que debía estar valorada en miles de euros. Después de observar asombrado la habitación decidí que probablemente la siguiente pista se encontrara en la espectacular mesa. Sintiéndolo mucho, tuve que forzar los cajones ,exploré la parte posterior por si escondía alguna parte hueca pero no obtuve ningún resultado así que decidí meterme otra vez en la trampilla. Pero justo cuando ya había levantado la trampilla observé que una pata de la mesa era de diferente color. Aquella pata estaba hueca así que la abrí y encontré el siguiente fascículo del diario de Alejandro. En él Alejandro explicaba que la mesa era una réplica y que la verdadera podría hallarla en la colección. Como siempre el fascículo llevaba con él un mapa que en esta ocasión me llevaría al barrio de Oltrarno, concretamente a la calle Maggio. Pero antes decidí volver a casa y descansar.
La mañana siguiente le conté a Elena todo lo que había sucedido aquella noche y la convencí para que me acompañara a la calle Maggio. Me parecía extraño que Alejandro escondiera otra pista en aquel barrio y a la vez me asustaba la idea ya que todos los palacetes de aquella calle habían sido reformados en los 70.Llegamos a la calle y buscamos el palacete de la familia Pazzi, rivales de los Médicis. Aquel palacete era más bien un castillo ya que era inmenso. Contaba con un jardín típico italiano en el cual se encontraban numerosas esculturas. Parecía que en el ya no habitaba nadie pero comprobamos que no era así ya que un vecino nos contó que se había convertido en la residencia de verano de una familia muy adinerada rusa. Llamamos al timbre, nos abrieron y nos recibió el dueño. El dueño era un tipo enorme con las manos llenas de anillos y un semblante frío. Éste nos contó que la casa había sido remodelada y que solo se habían conservado las esculturas y la fuente del jardín y la enorme escalera de la casa. Elena le preguntó al enorme ruso que si al hacer la reforma habían encontrado algo misterioso. El ruso asintió y nos contó que la chimenea de la biblioteca escondía otra biblioteca en su interior. El enorme ruso nos condujo hasta aquella biblioteca. Aquello no era una biblioteca era una sala llena de información sobre los Médicis, contenía planos de todas sus propiedades e incluso un árbol familiar en el que pudimos identificar a Alejandro de Médicis y su primo. Al instante comprendí que la pista que Alejandro nos daba era aquella habitación, por lo que en aquellos planos debía encontrarse el lugar donde escondió la galería. Decidí hacerle fotos a los planos y Elena y yo volvimos a nuestra casa. Dar con el lugar donde se encontraba la galería era prácticamente imposible ya que contaban con decenas de propiedades.
Pero después de toda la noche observando las fotografías me di cuenta de que la familia poseía una cripta en el pueblo de Vinci. Aquel plano me tuvo toda la noche en vela pensando que posiblemente la leyenda que me contó mi suegro era verdadera. Al día siguiente Elena y yo fuimos a Vinci. Al llegar me reuní con mi suegro que se encontraba en la bodega supervisando las obras de ampliación y le informé sobre el plano que había encontrado. Él, sorprendido, me dijo que esto confirmaba que la leyenda no era falsa y que dicha galería existía. Mi suegro me enseñó las obras de ampliación de la bodega con nosotros se encontraba un albañil que estaba picando para poder ampliar una de las salas. De repente me di cuenta que la piedra que salía al picar era diferente más antigua.
-Puede picar un poco más abajo-dije al albañil y éste me hizo caso y descubrimos que se formaba una especie de arco. Después le dije que continuara picando evitando picar la piedra más antigua. Cuando ya habíamos picado lo suficiente el sonido al golpear no era el mismo.
-Está hueco, aquí detrás se esconde algo, sigue picando-dije en voz alta mientras mi cabeza se volvía loca intentando imaginar lo que podía haber detrás. El albañil continuó picando y la pared se rompió y exhaló del interior un polvo muy denso generado por el centenar de años que aquello había estado sellado.
Puedes irte Michael ya ha acabado tu trabajo, gracias-dijo mi suegro, que vio más oportuno que el albañil no se enterara de lo que podía esconder aquello.
-Vamos hijo-dijo mi suegro y empezamos a picar los dos hasta conseguir derrocar aquel muro. Al fin lo derrocamos por completo, no conseguía ver nada en el interior así que cogí una linterna y me adentré. Al principio lo único que lograba ver era polvo pero después vi aquella maravillosa mesa cuya réplica estaba en el palacio de Pitti. Invité a mi suegro a pasar y los dos empezamos a observar la espectacular colección y al mismo tiempo íbamos sacándolas al exterior. De repente escuché un fuerte estruendo y empezó todo a temblar, mi suegro estaba más lejos de la salida que yo y estaba intentando coger la mesa. Cogí todas las obras y las saqué .Mi suegro continuaba intentando sacar la pesada mesa.-Venga, ¡salga de ahí!-grité. Mientras él intentaba sacarla. Decidí entrar y ayudarle.-No, ¡Mássimo no entres!-gritó mi suegro .Pero entré y le ayudé a sacar la mesa pero empezaron a caer piedras, no teníamos tiempo teníamos que salir cuanto antes. Empujé a mi suegro al exterior pero a mí me cayó una piedra enorme en el pie, estaba atrapado. Me había roto el pie, tenía toda la pierna sangrando y no dejaban de caer piedras. Del exterior podía escuchar los gritos de Elena y de mis suegros. No lograba quitar la piedra de encima de mi pie y las piedras no cesaban de caer, además el polvo me estaba asfixiando. Tenía que salir de aquello, pensé, y decidí moverme y de algún modo lo hice .Arrastrándome me movía hacía la luz y los gritos. Después lo último que recuerdo fue que alguien estiró mis brazos y me sacó al exterior. Al cabo de un día inconsciente me desperté en el hospital, con la pierna en alto la cabeza vendada y me dolían partes de mi cuerpo que no sabía ni que existían. Estaba Elena, mis padres y mis suegros. Cuando desperté todos se alegraron y lo primero que hice fue preguntar por la colección. Mi suegro me dijo que estaba a salvo y que fuera pensado un lugar donde poder exponerla. No podía creerlo, una leyenda que creía imposible era verdadera y además aquella colección tenía un valor incalculable. Cuando salí del hospital informé a las autoridades del hallazgo y salió en toda la prensa. Muchos museos me ofrecieron exponer la colección en ellos .Pero con el consenso de mi familia decidimos comprar el antiguo monasterio y cárcel Le Murate, y allí instalamos la enorme colección. Yo me convertí en el dueño del museo al que le pusimos el nombre de Alejandro de Médicis. En honor a la persona que permitió que está colección se conservara y fuera encontrada.

Andrea Catalá
1r Batx

Y sucedió así


But I'm only human
And I bleed when I fall down
I'm only human
And I crash and I break down

Pero solo soy humana
Y sangro cuando me caigo
Solo soy humana
Y colapso y me quiebro
Human – Christina Perry


Siempre me he planteado cómo hacían los escritores para empezar una historia. ¿Qué les hacía elegir unas palabras, unas expresiones, y no otras? ¿Cómo lograban encontrar ese perfecto equilibrio para lograr hacer una verdadera obra maestra? Para mí ese es uno de los grandes misterios del ser humano. Así que yo ahora me encuentro ante lo mismo que se encuentran cada día y a cada momento todas aquellas personas que quieren utilizar el papel para inmortalizar para siempre sus experiencias, sus pensamientos, sus deseos y miedos, que quieren imprimir en el papel un poco de su ser, se enfrentan ante el enemigo y a la vez compañero de la escritura: la hoja en blanco. Y es que no hay mayor desafío que el de poner en orden tus pensamientos, saber cómo lograr empezar una historia para que algún día, tan vez en un futuro no muy lejano, alguien encuentre aquello que hayas escrito y comprenda de alguna manera qué te llevó a escribirlo, qué te hizo empezar a relatar.
Nunca he sido de las que escribían mucho, siempre he pensado que eso de escribir, de plasmar lo que uno tiene dentro, no era muy práctico porque: ¿y si alguien en quien no confías o que no conoces de nada coge lo que has escrito? Siempre me ha dado muchísimo miedo que mis pensamientos, mis emociones y experiencias las juzguen otros, pero voy a intentarlo por Derek.
¿Qué quién es Derek? Es mi hermano. Nos llevamos cinco años, él 21 y yo 16, pero desde siempre nos hemos querido mucho, sobre todo ahora… que desde la NOTICIA la familia la formamos él y yo…

Desde siempre él y yo habíamos estado unidos, éramos como uña y carne y donde iba uno siempre le acompañaba el otro. El verano que él cumplió 18 años se tuvo que ir a trabajar a Santiago de Compostela, a 43 minutos en coche desde nuestra ciudad natal, Lalín, donde se sitúa el kilómetro cero de nuestra querida Galicia, y yo no pude resistirme a pedirle que me llevara con él ya que las dos semanas que estaría fuera se me harían eternas. Así que cogimos su Volkswagen Golf del 74 de color rojo y nos fuimos los dos a Santiago. ¡Qué bien que lo pasamos los dos juntos! Ese es uno de los mejores recuerdos que tengo.

Lo gracioso es que aquella escapada de dos semanas, esos catorce días donde mi hermano y yo, libres, sin preocupaciones ni otro deseo que disfrutar de la compañía del otro, vivimos esos días como si ninguno de los dos fuera a poder vivir el día siguiente, como si nuestra vida acabara si no disfrutábamos de cada risa, de cada paseo y de cada comida juntos. No sabía que esas dos semanas junto a Derek en Santiago se me iban a grabar a fuego en la memoria, sin querer ni poder ni querer borrarlas…

La personalidad de Derek, desde niños, siempre había eclipsado a la mía. No es que me importara, yo disfrutaba viéndole reír y jugar con sus amigos antes de que me mandara a otro lado, pero aunque siempre estaba encima de él, molestando e intentando que me hiciera caso, él nunca perdió la paciencia conmigo, como hacían los demás hermanos, siempre intentaba integrarme en todo lo que él hacía.

Cuando éramos niños vivíamos en un barrio pequeño, con casitas todas conectadas entre si. La nuestra era la más destartalada de todas ellas pero tenía todo lo que una familia de tres miembros podía necesitar. Era una casa de dos plantas, vieja y que tenía un patio bastante grande, lo suficiente como para poder jugar a los caballitos cuando nosotros éramos niños. Un baño de tres piezas, un comedor en el que siempre estaba mi madre tumbada viendo la televisión y dos habitaciones, una de ellas era la nuestra, donde dormíamos Derek y yo. También teníamos una cocina mediana que, cuando Derek por fin aprendió a cocinar, se convirtió en su refugio personal. Él siempre dice que cocinar le ayuda a olvidar las cosas malas de nuestra niñez. Antes no lo entendía, para mí, mamá siempre había sido nuestra mamá querida, pero cuando nuestro padre se fue para no volver, ella ya nunca volvió a ser la de antes. Eso ocurrió cuando mi hermano tenía 8 y yo 3 años.

Los vecinos sabían que yo era una niña molesta y torpe, siempre cayéndome y preguntando por todo lo que veía. Siempre he sido muy curiosa, como esas niñas que veíamos en la televisión antes de acostarnos, las que tenían el pelo negro recogido en dos coletas, una siempre más baja que la otra de tanto saltar y brincar y que tenían la divertida y a la vez fastidiosa manía de cuestionarlo todo. Yo era de esas niñas melladas pero que a pesar de faltarles un diente no dejaban de sonreír y gritar por todo lo que sentían que era una gran injustica, sobre todo chillaba cuando Derek me arrebataba el mando y cambiaba el canal de los dibujos que a mí más me gustaban y ponía el partido de fútbol del día. Eso me ponía histérica, hasta tal punto que llegué a amenazarle con dejar de respirar si no me devolvía el control de la televisión. Nunca llegué a cumplir mi amenaza, siempre que me ponía roja como un tomate Derek me hacía cosquillas y me reía tan fuerte que nuestra madre venía y nos apagaba la televisión. Siempre que me iba a la cama me prometía a mi misma que a la noche siguiente cumpliría mi promesa. Nunca llegué a hacerlo.

En cambio, como era de suponer, los vecinos tenían en un pedestal a Derek, siempre atento y simpático con todos. Yo nunca he sido capaz de odiarle ni guardarle rencor por nada, desde siempre había sido, a mis ojos, un héroe, cosa que desgraciadamente tuvo que demostrar más veces de las que le tocaban a su edad.

Recuerdo una vez, un día de verano, en pleno julio, cuando yo apenas tenía 6 años, que estaba muy aburrida en nuestro patio. Ya no me apetecía jugar más con las muñecas así que me levanté empecé a jugar con el barro. Me acuerdo que me sentí completamente feliz jugando en el suelo mientras me manchaba la ropa que mi madre me acababa de comprar el día anterior. Entonces se me ocurrió la idea de hacerle a mi mamá una tarta de barro para que así se pusiera contenta y comiera algo ya que desde hacía días solo hacía que beber de una botella que la dejaba muy dormida. Yo solo sabía que si no quedaban en casa de esas botellas, mi mamá se ponía muy nerviosa y furiosa y era mejor no estar delante cuando eso pasaba. Así que con la determinación de ayudar a mi mamá le hice mi pastel de barro. Cuando ya lo tuve hecho pensé en como llevárselo y se me ocurrió la idea de entrar en casa y, sin que ella se diera cuenta, coger un plato para que así no me riñera por dejarlo todo sucio. Y sintiéndome la niña más inteligente del mundo abrí la puerta corrediza del patio que conectaba con el comedor. Dentro de la casa solo se oía el suave ronquido de mi madre que estaba dormida en el sofá. Se podía ver encima de la mesita dos botellas vacías y otra a mitad que contenía un líquido que, en un primer momento podía parecer agua pero que no lo era, porque ya me lo había explicado Derek cuando yo le pregunté si lo que le pasaba a mamá era culpa del agua de esas botellas. Él me contestó:

  • No, Noa. Mamá puede beber de esas botellas porque a ella, cuando era pequeña le pusieron una inyección especial para poder beber ese líquido. ¿A ti te la han puesto?

Yo negué con la cabeza. No recordaba que me hubieran puesto ninguna inyección para eso la última vez que mamá me llevó al médico. Así que mi hermano, al ver que me lo había creído firmemente, sonrió y me dijo:

  • Pues ya está. Tú nunca podrás beber de esas botellas, ¿de acuerdo?- continuó diciendo mientras sonreía para si.

Yo afirmé con la cabeza y le prometí que nunca lo haría. Supongo que fue la mejor excusa que se le ocurrió en aquel momento.

Poco a poco, yendo de puntillas, evitando las lejas de madera que sabía crujían y sintiéndome como una de esas tortugas ninja de la tele, logré llegar a la cocina. Pero aún me quedaba un obstáculo más: como mi madre sabía que yo era una patosa sin remedio un día decidió poner todos los platos en el estante de arriba del todo, donde yo no los pudiese alcanzar, para que así no pudiera romperlos. Cuando estuve delante del armario de madera supe que tendría que utilizar una de las sillas de la cocina para poder alcanzar el estante. Así que, con mucho cuidado cogí una de las sillas y la acerqué bajo del armario donde estaban los platos. Lo malo era que todas las sillas estaban cojas. Mamá decía que era por culpa de papá, que como se había llevado el dinero al irse de casa, no podíamos cambiarlas y había que aguantarse con las que había.

Me subí a la silla con cuidado de no perder el equilibrio. Abrí la puerta del armario y los vi, ahí estaban, en el último estante tal y como dijo ella. Acerqué la mano, que estaba llena de barro por haber hecho la tarta, y me estiré todo lo que pude para poder coger uno de los platos, pero por mucho que me estiraba no lograba alcanzarlos. Así que cogí impulso y salté hacia delante con la esperanza de coger uno y caer en el suelo, como había visto hacer al gatito de Edu, nuestro vecino de al lado. Mis planes, como era de suponer, no salieron como había pensado.

El estruendo que hicieron todos los platos al caer al suelo siempre lo llevaré conmigo. Fue ese escándalo, ese estallido característico de cuando algo se rompe, el que hizo que mi madre despertase de su profundo sueño y, al verme con la ropa nueva manchada por entero de barro, los platos totalmente destrozados y a pedazos recubriendo cada palmo del suelo de la cocina, ella montó en cólera.

  • ¿Qué coño has hecho? ¿Es que no se te puede dejar ni un momento sola, eh? ¡Niña estúpida! ¡Has salido igual que tu padre! ¡No sirves para nada!

Ella levantó su mano derecha y vi como todo sucedía a cámara lenta. Yo la miré a la cara, sus ojos verdes, réplicas de los míos, me observaban con odio y desprecio y los míos, reflejados en los suyos, le devolvían una mirada aterrorizada. Supe en ese momento que lo que había en esas botellas había absorbido a mi madre de tal manera que ya nunca volvería a recuperarla.

Sentí, cuando su mano hizo contacto con mi mejilla, un dolor que incluso al día de hoy sigo recordando. Todas las terminaciones nerviosas de mi piel vibraron al unísono y el sonido que retumbó en la sala lo llevé grabado en mi mente durante muchos años después de aquello. Mi cabeza se giró tanto que pensé que me partiría en dos.

Salí corriendo de allí y me dirigí a mi refugio, donde nadie pudiera ver cómo mis barreras caían, cómo se me partía el alma en dos. Llegué a mi habitación y justo cuando ya creía que podía dar rienda suelta al llanto, levanté la mirada del suelo y vi como mi hermano, poco a poco, como quien hace para no asustar a un cervatillo, se quitaba los auriculares que llevaba puestos. Me miró y vi el fuego que escondía, la furia que él siempre había tenido pero que no dejaba ver a nadie, ardía en sus ojos azules, y que poco a poco se iba avivando al ver el color morado que empezaba a crecer en mi mejilla.

Yo todavía no me había despegado de la puerta y él, para no asustarme, se levantó y poco a poco se fue acercando hasta que se arrodilló para estar a mi altura. Yo ya no pude aguantar más las lágrimas y rompí a llorar desconsoladamente. Derek lo único que pudo hacer es abrazarme fuertemente.

  • Te tengo dicho que no molestes a mamá. ¿Qué has hecho ahora? Además, ¿cuántas veces te he dicho que si no estoy yo delante no te puedes acercar a ella?- susurró sobre mi cabeza mientras yo seguía empapándole la camisa recién lavada.

Yo apenas le escuché debido a que el temor que todavía me aferraba no me dejaba parar de llorar. Siguió meciéndome y tranquilizándome mientras seguía susurrando palabras de consuelo hasta que finalmente, después de un buen rato, conseguí calmarme lo suficiente como para permitirle que me alzara la cabeza para que pudiera observar mi mejilla malherida.
Escuché que maldecía por lo bajo y yo, por no faltar a mi costumbre, le dije:
  • Eso no se dice, Derek. Ya sabes que el coco se lleva a los niños que hablan mal.-añadí tartamudeando.
Derek, muy a su pesar, sonrió.
Estuvimos juntos en nuestra habitación el resto del día hasta que finalmente se hizo de noche. Sorprendentemente mamá no subió a buscarnos y cuando bajamos a cenar, los pedazos de los platos que estaban esparcidos por el suelo habían sido recogidos y ella se comportó como si no hubiese pasado nada.
Derek ya se había asegurado de que yo bajara limpia y que las coletas que se me habían deshecho en mi carrera por llegar lo antes posible a mi habitación, estuviesen de nuevo perfectamente hechas.
Vivimos con miedo los días siguientes, en cualquier momento esperábamos que mamá volviera a explotar como lo había hecho. En ningún momento mi hermano me dejaba sola cuando estábamos en casa. Nos acostumbramos a tenernos siempre cerca, pasara lo que pasara, para poder protegernos y cuidar el uno del otro. Al día de hoy todavía seguimos haciéndolo.
Nunca se lo dijimos a nadie lo que sucedió aquel día, habíamos vistos suficientes películas de niños huérfanos para saber que nunca querríamos separarnos el uno del otro.
Ahora hecho la mirada atrás y pienso que tuvimos suerte de que ese horrible episodio, ese terrible recuerdo, no se volviese a repetir nunca. O al menos eso fue lo que le dije a Derek.
Los años fueron pasando, nosotros fuimos creciendo y mi hermano y yo ahorrábamos todo el dinero que podíamos para salir de allí y dejar atrás a Mara, nuestra madre, que desde el incidente nunca más la volvimos a llamar mamá. Lo curioso es que su nombre; Mara, en hebreo significa “Amargura”. Desde que lo supe pensé que le venía como anillo al dedo, supongo que nuestra madre era de esas personas débiles, que sin la fuerza de un hombre que las respaldara se sumergían en un mar de amargura, tristeza y rabia, lamentándose por lo que pudo haber sido y no fue.
Con el paso de los años me juré a mi misma que por mucho que me pareciese a Mara físicamente, el mismo pelo negro que compartíamos con mi hermano, los ojos verdes, la nariz recta y desafiante y unas manos suaves pero firmes, me juré que a pesar de ello nunca me convertiría en el ser que ahora era ella, me prometí que siempre sería una persona libre e independiente.
Cuando Derek acabó el Bachillerato Tecnológico, con unas notas que le permitieron entrar en la universidad de Ferrol para realizar lo que desde hacía tiempo sabía que sería su vocación: hacer una ingeniería mecánica. Me puse a la vez tremendamente orgullosa pero triste. No quería separarme de él, Derek era todo lo que tenía, pero no podía dejarlo todo, mis estudios de Secundaria, que recién acababa de empezar, ya que estaba ahora en el primer curso, y los amigos que había conseguido hacer en estos años. No podía dejarlo todo para seguir a mi hermano a la universidad. Así que le prometí que estaría bien con Mara en casa y que no permitiría que me hiciera nada.
Al principio evitaba completamente llegar a casa. Evitaba quedarme sola con ella cuando volvía del instituto y pasaba el menor tiempo posible en la casa. Siempre que podía utilizaba la excusa de que tenía que hacer trabajos, o que en la biblioteca estudiaba mejor. Mara nunca me dijo nada sobre este hecho, creo que desde ese día me trató como si no existiera, como si la marca que llevé en mi cara durante dos semanas me la hubiese hecho mientras jugaba. Me ignoraba completamente desde entonces, para ella, en su mente de alcohólica, no vivía nadie más con ella desde que Derek se fue. A mi hermano esto le dolía más que a mí por simple hecho de que él sí recordaba cómo era Mara antes de que nuestro padre se fuera, antes de que se convirtiera en uno de mis mayores miedos cuando por fin me iba a la cama.
Mara tampoco notó los cambios que habían ido sucediendo en mí conforme iba creciendo. Pasé de ser una niña desmelenada a una adolescente loca y atrevida. Me dejé el pelo largo y abandoné el recogérmelo en dos coletas. Yo le iba contando todo esto a mi hermano por medio de cartas a las cuales él me contaba qué tal le iban los estudios en Ferrol y cómo era su vida de universitario.
Cuando acabé la Secundaria tenía claro que el Bachillerato no era para mí. Había visto cómo mi hermano pasaba las noches en vela y cómo luchaba para poder sacar adelante sus asignaturas demasiadas veces cómo para cuestionármelo siquiera. Así que me planteé la idea de hacer en Ferrol un módulo de Cuidados Auxiliares de Enfermería. Siempre me había atraído la idea de poder ayudar a otras personas, de sentirme útil. Sobre todo ahora que Derek, en su última carta me había relato cómo le había ido su reciente visita al médico.
En su anterior carta me había contado que desde hacía semanas, ahora creo que lo sentía desde hacía meses, le dolía el tórax y que tenía una tos persistente que no se iba. Además me dijo que había perdido el apetito.
Le supliqué que fuera al médico pero mi hermano, que siempre había sido obstinado, no me hizo caso. Solo cedió con la condición de que le hiciera el favor de no preocuparme más y que me aplicara en mis estudios, ya que solo me quedaban dos semanas para acabar mi último año de la Secundaria.
Entonces llegó la odiada carta. Tú no te enteraste, ¿cómo ibas a hacerlo si estabas durmiendo por haber bebido más de la cuenta el día anterior? Así que quien recogió el correo fui yo y por lo tanto quien primero leyó que Derek tiene cáncer fui yo.
No estaba preparada para asumir la noticia de lo que Derek me estaba contando.
La fatídica carta Mara, por si te interesa o te preocupaste alguna vez por tu hijo, es esta:
Hola Noa:
Tengo algo que contarte y sé es difícil de entender… yo todavía lo sigo intentando.
Esta no es como una de nuestras cartas de siempre. No es otra carta donde te cuento lo último que he hecho hoy, qué tal me fueron las clases o si, como tú dices, le he “tirado ya la caña” a Irina, la chica que sabes que desde hace tiempo me está volviendo loco. No, esta carta siento decírtelo pero no es como las otras, no trae noticias buenas.
Seguro que te acordarás de que en la última te prometí que iría al médico. Pues bien, cumplí mi palabra.
Al llegar al hospital General Juan Cardona, el que está cerca de la panadería esa que tanto te gusta, la que se llama “Horno Sanbrandan”, tuve que esperarme media hora. Y a punto estuve de marcharme de allí, ya sabes que los hospitales me ponen muy nervioso, cuando me llamaron para que pasara a la consulta.
  • Hola, siéntese por favor.-me dijo el doctor que, a juzgar por la tarjeta que llevaba en el bolsillo de su bata, se llamaba Carlos López.
Tenía todo el aspecto de ser uno de esos médicos, afables y comprensivos que todo el mundo desearía tener en estos casos. Era un hombre mayor, de unos 55 años. Llevaba el pelo canoso y bien cortado, pero aún se podía ver que anteriormente su pelo había sido negro.
Como tú dices normalmente se puede saber mucho de una persona por sus manos y él las tenía suaves y grandes. Daban la impresión de que sabían lo que hacían.
  • Muy bien,-continuó el Dr. López.- ¿por qué ha venido? ¿Qué es lo que le ocurre?
Yo le expliqué exactamente lo que te conté a ti en mi última carta, a lo que él puso mala cara.
  • No es usual que un hombre de su edad, de nada más que de 21 años, presente estos síntomas. Si me lo permite llamaré a un médico amigo mío. Él seguro que sabrá lo que le pasa. ¿Está usted de acuerdo?
Más tarde sabría que el amigo del Dr. López era oncólogo.
  • Sí, sí. Por supuesto.-contesté yo rápidamente.
¿Sabes? Después de hacerme varias pruebas yo ya estaba muy nervioso. Había venido para cumplir mi palabra, para cumplir la promesa que te hice, pero lo que nunca sospeché es de lo mucho que te iba a agradecer que me obligaras a que viniera.
Noa, no sé como decírtelo suavemente, además, tú siempre preferiste que te contaran todo a la cara, sin rodeos ni tapujos. Así que allá va:
Tengo cáncer…una modalidad de cáncer llamado CÁNCER PULMONAR.
Sé que en este momento no sabrás como reaccionar pero te conozco lo suficiente como para saber que seguramente estarás ya pensando a qué hora pasa el tren hacia Ferrol. Por eso te pido que acabes de leer mi carta antes de venirte hasta aquí corriendo hacer nada.
Quiero que sepas que sin ti probablemente no me lo hubieran podido coger a tiempo, sin ti no podrían operarme para extirparme ese tumor que se aloja en mi pulmón derecho. Por todo ello hermana te doy las gracias.
Una última cosa antes de despedirme, no quiero que vengas a cuidarme a Ferrol, quiero que acabes estas dos semanas que te quedan de colegio. Sé que ahora mismo no puedes entenderlo pero créeme cuando te digo que es lo mejor. Me operarán la semana que viene, los médicos no quieren arriesgarse a que el tumor se extienda, así que no te queda otra que hacerme caso.
Te quiero hermanita, y no creas que no te quiero aquí conmigo, a mi lado, porque no es cierto. Solo te pido que tengas paciencia y que esperes dos semanas para venir. ¿De Un beso de tu hermano:
Derek

Así que ya sabes toda la historia madre, ya sabes el porqué de que me haya ido sin avisar, sin decirte nada: no me molesté en hacerlo porque tú fingirías que yo no existía y sería una pérdida de tiempo.
Aquí te dejo mi carta Mara para que entiendas que dejaste perder un futuro maravilloso con dos hijos que te querían muchísimo y que se tenían que consolar mutuamente porque la razón de sus males era precisamente la persona que los tenía que disipar, la persona que nos tenía que consolar, hacer reír y enseñar que la vida es mucho más que malas noticias.
Atentamente y sin ningún remordimiento por haber escrito esta carta:

Noa

P.D: Si por alguna casualidad se te ocurre dejar de beber el tiempo suficiente como para plantearte ir a Ferrol, te sugiero que no lo hagas. Ahora Derek y yo somos completamente libres, tenemos una vida por delante llena de esperanza, posibilidades y sueños por cumplir.
He comprendido que existe una vida sin ti, madre y la pienso vivir sin dejar escapar ni un solo instante, ni un solo momento, porque una de las pocas cosas que nos enseñaste fue que la vida no está hecha para vivir en la amargura como tú haces Mara, no, la vida está hecha para experimentarla, sentirla y para también modificarla, porque nosotros somos los dueños de nuestras propias vidas. Y eso nadie puede quitárnoslo.

RAQUEL GARCÍA FRANCÉS
1r batx