dimecres, 24 de febrer de 2016

Dos velas para el diablo, de Laura Gallego.

Dos velas para el diablo es, sin duda alguna, uno de los libros que más me ha gustado, y de los pocos que ha logrado conmoverme. Escrito por Laura Gallego, es una novela donde se mezclan la fantasía y el misterio. Una magnífica historia sobre ángeles y demonios. A continuación dejo algunos de los fragmentos del libro que más me han impactado, o al menos hecho pensar y reflexionar. 

«No sé si alguna vez habéis visto llorar a un ángel. Si no es así, es una experiencia que no os recomiendo. Las lágrimas de un ángel son mucho más perturbadoras que la risa de un demonio.»
«La belleza existe para que podamos apreciarla, y no entiende de cultos, de religiones ni de creencias.»

«El mundo ha sido siempre así desde la aparición de la vida. Las criaturas nacen y mueren. Ninguna criatura puede sobrevivir sin alimentarse de otra, directa o indirectamente. Para que las criaturas existan, otras tienen que morir. Nosotros estamos en el mundo para que las criaturas vivan. Los demonios están en el mundo para que las criaturas mueran. Si los ángeles no existiésemos, nuestro planeta acabaría por convertirse en un mundo muerto. Si los demonios no existiesen, las criaturas crecerían y se reproducirían sin control, el planeta no podría sustentarlas a todas. Somos los dos extremos de la balanza. La existencia de unos y otros garantiza el equilibrio del mundo.»

«“-El futuro –afirma con gravedad- es como un río, tan ancho y poderoso que no se puede cambiar ni invertir su curso. Sin embargo, al mismo tiempo está formado por multitud de pequeños afluentes que sí podemos desviar. Puedes cambiar tu futuro, porque muchas de tus acciones solo dependen de ti. Pero no podrás modificar el destino de toda la humanidad. Para eso es necesaria una acción grandiosa… extraordinaria… una acción cuyas consecuencias realmente supongan un giro en la historia del mundo. Esas acciones no están al alcance de cualquiera, y cuando alguien se ve en la coyuntura de decidir si llevar o no a cabo un acto semejante, normalmente no es consciente de ello. Pero en ocasiones… existe la posibilidad de hacer… o no hacer… algo que cambiará el destino del mundo.»

«Dicen que perder la memoria es como volver a nacer. Olvidas tu pasado y comienzas a construirte otra vida, otra historia, otra identidad. Puede que incluso con un carácter y una forma de ser diferentes, pese a que conserves, en mayor o menor grado, el recuerdo de las emociones vividas.»

Para terminar, dejo aquí el vídeo que me animó a querer leer el libro:



1 comentari:

Toñi Gonzalez Cantero ha dit...

Gracias por tu aportación, y al igual que a ti, este libro ha gustado mucho.