dijous, 26 de març de 2015

Ensayo filosófico sobre el ego

He aquí un poco de mi ego…
Yo no soy la que hablo, quien sale por mi boca y escribe estas palabras es mi ego, ¿sabes quién?
Ese que intenta hacer que pasen las cosas a su gusto, como él quiere; ese que quiere controlarlo todo
debido a su pequeñez y su deseo de engrandecerse; ese que siempre quiere ser el protagonista…
¿El ego es una cuestión de percepción? SÍ. Vivimos demasiado en el pasado y el futuro, (cosa
que es absurda, ya que ninguno de los dos existe), pero somos así, ¿Qué le vamos a hacer? Somos criados
y educados como borregos que repiten lo mismo… Recapitulando, vivimos en tiempos inexistentes y
excepcionalmente, cuando decidimos vivir el presente, lo vivimos y observamos de tal forma, que al final
también se convierte en algo irreal.
El futuro nos tortura, y el pasado nos encadena. He aquí porque se nos escapa el presente”- Gustave Flaubert
Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir”- Dalai Lama
Miramos las cosas según nos interesan a nosotros y al ego,
No vemos las cosas tal como son, sino tal como somos”- El Talmut
ya que somos como actores interpretando un papel, y el ego son las acotaciones del famoso guión escrito
por la vida y titulado “YO, YO…”
Todos los artistas tienen egos grandes”- John Lennon
Hay momentos en los que querría matar a mi ego, porque aunque a veces, es esa voz en mi
cabeza la que me ayuda a tomar decisiones importantes, es esa misma voz la que muchas otras veces, me
traiciona y me empuja ante un abismo interminable.
La mejor lección es la que nos enseña a dominarnos”- Goethe
Aunque al fin y al cabo, el ego no es un grave problema, pero es inconsciente. Es como un perrito al que
tienes que domar poco a poco, pero también alimentar.
El ego es como tu perro. El perro tiene que seguir al amo y no el amo al perro. Hay que hacer que el perro te siga. No hay que matarlo, sino que domarlo”- Alejandro Jodorowsky
No se puede estar sin ego de un día para otro, ya que tampoco es sano. Realmente, el ego es un gran
avance de la evolución. Sea como fuére, necesitamos el ego para vivir, pero hay que domesticarlo para
que sea sostenible y de bajo consumo, y no derrochador.
Siempre hay que tratar de ser el mejor, pero nunca creerse el mejor”- Juan Manuel Fangio
Para eso, la clave está en ser consciente de que tú no eres el ego, el ego es una voz independiente de ti.
No intentes eliminarlo, cuando el ego esté domesticado, maduro como un fruto, ya caerá por su propio
peso. Dejarás de tener ego cuando ya esté escarmentado por la propia experiencia…
Haber vivido muchos años nos enseña a distinguir lo importante, sin agobios por lo pequeño”- Anónimo
La verdad está más allá de la capacidad de destrucción; aceptarla, en cambio, está plenamente a
tu alcance. Es cierto que la verdad está a nuestro alcance, pero son muchas las veces las que por el
MIEDO que siente nuestro ego, no nos atrevemos a cambiar las cosas, preferimos dejarlas donde están.
Haced lo que teméis y el temor morirá”- Jiddu Krishnamurti
Ahora, si miramos la otra cara de la moneda…“Cuando todas las cosas estén en su lugar, yo encontraré la
paz”… ¡Mentira!
No se puede separar la paz de la libertad, porque nadie puede estar en paz consigo mismo si no es libre”- Anónimo
El ego nunca está en paz, nunca está satisfecho con lo que tiene y consigue, sino que cada vez quiere más
y más. Para el ego, dar una cosa a alguien, significa privarse de ella, y hay una repercusión negativa en
nosotros mismos: sufrimiento (psicológico) y dolor (físico).
Por otra parte, sin mirar la acumulación de objetos y mirando la parte mental, a una persona, le costará
estar en paz, porque su ego tiene MIEDO a desaparecer, y porque su ego se siente culpable, siente
CULPA, así que seguramente, por muy orgulloso que sea el ego, y por mucho que le cueste, pedirá
perdón. El corazón de las personas es como un papel. Si lo estrujas, la impresión que dejas en ese corazón
que lastimas, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel. Porque, aunque intentes ponerlo en
su estado natural, es decir, aunque intentemos enmendar el error, ya estará marcado. “Perdonar no
significa olvidar”…
Nadie puede querer de verdad ser infeliz, pero sí puede creer erróneamente que el placer es
felicidad, que el sufrimiento es inevitable, o confundir guerra y paz, o amor con miedo.
Creemos que la felicidad tiene una fórmula, y si la seguimos y la cumplimos conseguiremos la felicidad.
Para tener felicidad tienes que estudiar, conseguir un trabajo y formar una familia”
Cuando yo tenía 5 años, mi madre me decía que la felicidad era la clave de la vida. Cuando fui a la escuela, me preguntaron qué quería ser cuando yo fuera grande. Yo respondí “Feliz”. Me dijeron que yo no entendía la pregunta, y yo les respondí, que ustedes no entendían la vida”- John Lennon
-“Mañana seré feliz”, dice una mente infeliz.
Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo”- Leon Tolstoi
La felicidad, al igual que el ego, depende de los deseos, y como el deseo solo desea desear, al final es
como una bola de nieve bajando por una montaña, que cada vez es más y más grande.
El ego, al depender de los deseos, crea una ilusión de propiedad. El ego, nace de la ilusión de separación,
y se identifica con las formas: los objetos, los pensamientos, los sentimientos. Entonces, ¿a qué teme?, ¿a
qué tiene MIEDO? El ego tiene miedo a desaparecer, ya que sabe que todas las formas son perecederas,
pero aún así, tiene esa gran ilusión de propiedad, que consiste en acumular sin parar: “Las marcas nos
realzan”, y acumula para sentirse mejor y llenar su enorme vacío.
La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos”- Henry Van Dyke
El ego también tiene miedo a morir, porque cuando morimos, no nos llevamos nada, tan solo nuestra
conciencia, que despertará la experiencia, pero sobretodo, debido a que el ego se trata de un sueño, tiene
miedo a su inevitable despertar. Quizá todavía no nos hemos percatado, pero es el ego el que con su
ilusión de propiedad, nos crea cada vez sufrimiento…
¡Cuántas cosas hay que no necesito!”-Sócrates
¿Para qué tener un armario lleno si siempre te pones lo mismo?” -Lama Rinchen
Ama a la vida y vive el amor; de forma natural, desinteresada, indiscriminada e incondicional…
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día”- John Lennon
El ego es un intento erróneo de la mente de percibirte tal como deseas ser, en vez de tal como eres.
Si pretendes y te esfuerzas por agradar a todos, acabarás por no agradar a nadie”- A. Graf
y al hacerlo, morirás lentamente…
El ego siempre habla primero y de forma impositiva, juzga a primera vista y le encanta jugar
demasiado a sus juegos con nuestros sentimientos. Uno de los lemas del ego es “busca que no encontrarás
jamás lo que buscas”. El ego pretende complicarnos la vida pese a lo pequeño que es, y nosotros debemos
dejarle jugar un poco, pero no permitirle que él juegue en todo momento con nosotros, porque la vida es
corta y él no puede abarcárnosla toda.
Por otra parte, aunque nos parezca irracional, el ego es una ilusión necesaria para vivir, ya que sin él, no
seríamos realmente personas, sino que, por el contrario, pareceríamos robots.
Si alguna vez te preguntas, ¿quién soy yo?, esa voz que te responde, es tu ego. Si de todas formas, no eres
lo suficiente maduro para darte cuenta de esa voz, piensa en las innumerables etiquetas que has puesto a
la gente a primera vista, eso es el ego, que tan solo está jugando contigo a un juego: “Los Papeles y
Juegos del EGO”. “La vida no es un juego de ajedrez, sino un campo abierto de rosas”
El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos”- Anónimo
Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego”- Aristóteles
El ego no es un buen maestro ni un buen alumno. El ego puede, pero no debe enseñarnos nada, y
ya no puede tampoco aprender nada más, es demasiado sabio para su insoportable levedad y pequeñez.
(Mi ego se autocritica, yo no hablo, es mi ego…)
La vida es una escuela donde se aprende a crecer; fue inventada para darnos la oportunidad de aprender
cada una de las lecciones que necesitamos durante el curso de nuestra vida en este mundo. Vivimos en el
Aula Tierra”…
Mi mejor maestro es mi enemigo”- Refrán
La paz es el mayor enemigo del ego, y la guerra, la garantía de su propia supervivencia. El ego
se hace más fuerte en la lucha. Recuerda: no luches contra el ego, sólo cobra conciencia de él. Aprende a
recordar lo que ya eres.
Con el paso del tiempo, la confusión siempre da paso a la claridad y llega un momento en el que tu
entendimiento, asimila de forma maravillosa todo lo nuevo que has aprendido. Este es el principio de la
verdadera sabiduría. Celebra tu confusión, porque no es más que un reflejo de tu crecimiento…
La existencia del ego no se puede compartir. El ego no existe, es una ilusión, es un sueño al que
hay que observar y dar luz. El ego se convierte en nuestro guión de vida inconsciente y le transmitimos un
sentido del “yo”, es decir, una identificación personal. “Yo no tengo una vida, soy vida”. Pero el ego
quiere ir más allá, quiere serlo todo y abarcarlo todo, ya que es muy pequeño.
La pequeñez del ego nos provoca sufrimiento, ya que intenta hacerse potente, es decir, agrandarse para
hacer soportable su insoportable levedad.
El proceso mediante el cual, el ego hace soportable su insoportable levedad, o sea, se hace enorme, es
cuando reprimes o niegas una opinión o lo que sea a otras personas…Siendo REACTIVO.
Ya no habla mi ego, ahora hablo yo. ¿Cómo lo sé? Yo no escribo puntos suspensivos.
ESTUDIA COMO SI FUERAS A VIVIR PARA SIEMPRE; VIVE COMO SI FUERAS A MORIR MAÑANA”- Alanus de Insulis